La reforma de Jaén, entre la contradicción y la ambigüedad.

Enrique González Duro

Resumen


El manicomio público ha cumplido históricamente con una importante función de «defensa social», de defensa del orden establecido en una sociedad burguesa y clasista, en contra de quienes exhibían conductas socialmente anómalas. Actualmente es una institución en decadencia y que tiende a desaparecer en las sociedades más modernas, más desarrolladas y menos groseramente explotadoras. Sin embargo, en este país el manicomio sigue estando plenamente arraigado en el contexto social, por lo que su transformación y desmantelamiento resulta sumamente difícil. No obstante, aún aquí es una institución anacrónica, desfasada e incapaz de atender adecuadamente la creciente demanda de atención psiquiátrica (una demanda que rebasa ampliamente al simple internamiento forzoso) y absolutamente impropia de una sociedad que pretende evolucionar hacia la democracia y el progreso.

Texto completo:

PDF


Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.
EISSN: 2340 2733 (Versión digital)
ISSN: 0211 5735 (Versión impresa)
www.aen.es