Los secuestrados del goce.

Vicente Mira

Resumen


Las circunstancias actuales del consumo de drogas crean, desde hace tiempo, un malestar creciente. Malestar de los sujetos y malestar de la sociedad, malestar de una civilización que vacila para guiarse entre la ciencia y la religión. En el momento en que vivimos, el discurso en torno a las toxicomanías hace tanto ruido como para no permitirnos escuchar casi nada. Es un momento en que la cuestión de las drogas oscila entre la penalización criminal y la medicalización impotente, donde el llamado toxicómano aparece simultáneamente como culpable o como víctima del desorden social. Es una ocasión propicia para que los poderes públicos, erráticos al legislar, impotentes para vigilar y desorientados para castigar, gasten ingentes sumas de dinero con resultados que no podemos considerar satisfactorios: como lo demuestran las oscuras y acéfalas estadísticas, o la multiplicación de estrategias que intentan acallar la culpabilidad.

Texto completo:

PDF


Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.
EISSN: 2340 2733 (Versión digital)
ISSN: 0211 5735 (Versión impresa)
www.aen.es